Carne de cerdo, otra carne blanca más

Publicado en 19 Julio 2016

En anteriores ocasiones hemos destacado la importancia que tiene seguir una dieta equilibrada, pero desde hace años un tipo de carne se ha demonizado. Se trata de la carne de cerdo, que a pesar de que últimamente se está volviendo a confiar en su consumo, nosotros en esta ocasión nos queremos detener en algunos de los beneficios que nos va a ofrecer y lo saludable que puede llegar a ser su consumo en nuestra salud.

El cerdo de capa blanca es una de las carnes más habituales en la dieta mediterránea, y es que desde siempre sus propiedades y versatilidad se ha valorado en la cocina. Pero es cierto que determinadas partes no son nada beneficiosas para la salud, aunque las más magras son muy beneficiosas, hasta el punto de considerarse en los últimos tiempos una de las carnes más saludables en lo que a nutrientes y beneficios se refiere.

Ante todo nos vamos a detener es los nutrientes que nos va a aportar este tipo de carne. Sobre todo son destacables las proteínas que nos va a dar. Son de gran calidad y necesarias para el correcto funcionamiento y desarrollo muscular. Al tratarse de fibras magras la concentración proteica es elevada frente a las cantidades de grasas. De hecho la carne magra de cerdo contiene menos grasas que cualquier tipo de carne roja.

La carne de cerdo podría considerarse como un tipo de carne blanca equiparable a la de pollo, ya que desde siempre se ha creído que era carne roja, pero recientemente la Unión Europea la ha catalogado como carne blanca por lo que comentábamos anteriormente y porque además contiene menos grasas saturadas en contra de lo que siempre se ha creído. Es cierto que hay partes del cerdo muy grasas, pero otras como el lomo o la carne limpia de grasa es muy beneficiosa para el organismo, por lo que en contra de lo que se ha pensado, no aumenta los niveles de colesterol.

No hay que olvidar que la carne de cerdo tiene un alto aporte de vitaminas necesarias y fundamentales en el organismo para el correcto funcionamiento del mismo. Estas vitaminas son la B1, B3, B6 y B12, esenciales para el correcto funcionamiento y estado muscular entre otras cosas, además es importante destacar el alto aporte mineral de esta carne, sobre todo en las cantidades que nos brinda de hierro, zinc y fósforo, necesarios para el correcto muscular y neurológico.

No hay que olvidar la infinidad de posibilidades que tenemos de consumir carne de cerdo, ya que se trata de un alimento que tiene muchas variaciones y todas ellas ricas culinariamente hablando, pues admite infinidad de preparaciones. Las más saludables son asadas o en guiso. En el mercado podemos encontrar infinidad de cortes, por lo que nosotros recomendamos variar los mismos, pero eso sí, cuidar que siempre sean partes magras con bajo contenido en grasa.