Los nuevos bebés gallegos recibirán una caja con regalos

Publicado en 9 Julio 2016

Una de las razones de que la natalidad esté descendiendo tanto en nuestro país es la falta de apoyo de los gobiernos, que apenas mencionan el problema porque no te ofrecen la solución. Ya apenas quedan ayudas por tener un bebé y las que ofrecen a las familias numerosas son bastante míseras.

En Finlandia, un país pequeño y con un clima extraño, tienen claro que la felicidad de sus habitantes pasa por ofrecerles un estado del bienestar difícilmente mejorable, y de entre todo lo que hacen por las familias llama la atención la caja para los recién nacidos. Una caja llena de cosas para el recién nacido que además sirve de cunita.

Pues bien, en Galicia han decidido tomar nota de este obsequio y emular a los fineses de manera que a partir de ahora los bebés gallegos recibirán una caja con diversos regalos, aunque no podrán dormir en ella.

La primera vez que el estado finés entregó cajas para los bebés fue en 1938, cuando se decidió ayudar a las familias con bajos recursos. En la caja había lo necesario para que las madres cuidaran de sus hijos, y además información para guiar a las madres hacia los profesionales de la salud, con el fin de prevenir posibles problemas. Por aquel entonces el país era muy pobre y la mortalidad infantil afectaba a 65 de cada 1.000 nacimientos.

Once años después, en el año 49, se decidió dar la caja a todas las familias, para que todos los bebés fueran iguales y tuvieran el mismo inicio de vida. Por aquel entonces dormir con el bebé era un riesgo, pero muchas familias no tenían donde poner al bebé y acababa compartiendo el lecho familiar de modo que el riesgo de muerte súbita aumentaba (en las familias con pocos recursos dormir con el bebé es más peligroso). La caja hacía las veces de cuna y sirvió para salvar a muchos bebés de una muerte temprana.

Tras esto, la caja se convirtió en una tradición. El contenido se fue actualizando de manera que ahora ya no hay biberones ni tetinas (para promover la lactancia y no contravenir el código de comercialización de sucedáneos de la lactancia materna), y los pañales son ya de tela.

Según leemos en El Confidencial, la Xunta de Galicia ha decidido entregar a cada bebé una caja similar a la finlandesa, con obsequios y enseres que les puedan ser de ayuda a los padres.

El objetivo es demostrar a las familias que cada nacimiento es un motivo de celebración y que para la Administración esta buena nueva es un acontecimiento importante.

Aún no está muy claro qué incluirá cada caja, pero por el momento se habla de que habrá toallitas, discos de lactancia, crema para las partes sensibles de la piel, una mantita, un CD de nanas cantadas en gallego y un libro también escrito en el idioma propio de la comunidad. Además, habrá algún objeto elaborado por personas con discapacidad de alguna entidad asociada. También estará en la caja la cartilla sanitaria del bebé e información relacionada a las ayudas que pueden solicitarse.

En Galicia la caja será un poco más pequeña que la que se da en Finlandia y los bebés no podrán dormir en ella como consecuencia. Además, en Finlandia las familias tienen la opción de canjear el obsequio por su valor en dinero, y en Galicia esto no podrá hacerse.

La Xunta ha explicado que las cajas para los recién nacidos no supondrán demasiado gasto porque la mayoría de productos serán donativos y obsequios de empresas con las que se ha firmado un convenio. En este caso la duda es si los productos serán realmente necesarios o útiles, o si todo responderá a una oportunidad inigualable para las marcas de promocionar sus productos hasta el punto de provocar nuevas necesidades en los padres: que no es lo mismo dar pañales de tela o ropa que dar chupetes, biberones, pañales desechables o mantitas con el logotipo de una marca de leche artificial, por poner algunos ejemplos.

¿Qué os parece esta idea? Este mes de agosto se empiezan a entregar las primeras cajas. Quedamos expectantes a ver qué se incluye finalmente.